Inicio

Últimas Noticias

logo-ipc-cuadroIPC Peace Declaration 2014
PEACE DECLARATION OF THE PRESBYTERIAN CHURCH OF COLOMBIA
The fruit of justice will be peace. Isaiah 32:17
» Ver Noticia
 
logo-ipc-cuadroDECLARACION DE PAZ IPC
DECLARACIÓN DE LA IGLESIA PRESBITERIANA A FAVOR DE LA PAZ
El fruto de la justicia será la paz. Isaías 32:17
» Ver Noticia
 
2014: año promisorio para la paz. A todos los amigos y amigas un feliz año 2014. A todos y a todas, de una manera u otra nos trajo buenas o no tan buenas cosas.
» Ver Noticia
 
calendiario

Calendario 2014

Accede ahora a nuestro calendario Litúrgico 2014
Ver Detalles...
video

Audio y Video

Accede ahora a nuestra galeria de Audios y videos
Ver Detalles...
Recursos

Recursos

Accede y descargar los últimos recursos
Ingresar >>

Reseña Histórica


Iglesia Presbiteriana de Colombia

 

“Presbitero” es una palabra que viene del griego y significa anciano. Es usada 72 veces en el Nuevo Testamento

 

logo-ipcLa Iglesia Presbiteriana de Colombia tiene su origen en los presbiterianos de Estados Unidos quienes organizaron el primer Presbiterio en América del Norte en el año  1789.

 

El primer misionero presbiteriano que llego a Colombia Fue Henry Barrington Pratt en 1856, e inició su ministerio con un culto el primer domingo de agosto de este año, por lo cual se tiene como referencia esta fecha para celebrar la presencia presbiteriana en Colombia.

 

El avance de la obra presbiteriana en todo el país permitió que en 1936 se planteara la organización del Sínodo de la Iglesia Presbiteriana, en la convención de Ministros que se realizó en Medellín y fue así como en el año siguiente se constituyó el Sínodo de la Iglesia Presbiteriana de Colombia con base en tres Presbiterios: el de la Costa Norte, el Central y el del Sur.

 

Estos tres Presbiterios se mantuvieron hasta 1.993 cuando un grupo de iglesias salió  de la IPC y conformaron  el Sínodo Reformado como institución independiente, continuando el actual Sínodo de la Iglesia Presbiteriana de Colombia, al cual pertenecemos, conformado por el Presbiterio de la Costa Norte, el Presbiterio Central y el Presbiterio de Urabá.

 

La Iglesia Presbiteriana de Colombia es una Iglesia confesional, independiente en todas sus instancias, con sus cuerpos de gobierno colegiado, en los cuales hay representación de ancianos (presbíteros   gobernantes y presbíteros docentes). En estos momentos la iglesia cuenta con una membresía aproximadamente  de 12.000 miembros en 55 congregaciones e instituciones de servicios en varias ciudades y poblaciones del país, con 46 pastores y pastoras, 10 candidatos al sagrado ministerio 135 presbíteros gobernantes activos y 135 diáconos activos. Además tiene 7 instituciones de educación media y la Universidad Reformada institución de educación superior.

Quiénes Somos


IGLESIA PRESBITERIANA DE COLOMBIA

NUESTRO HORIZONTE HACIA EL 2015

 “El espíritu del señor está sobre mí, por cuanto me ha ungido para dar buenas nuevas a los pobres; me ha enviado a sanar a los quebrantados de corazón; a pregonar libertad a los cautivos, a dar vista a los ciegos;  a poner en libertad a los oprimidos; a predicar el año agradable del señor”  Lucas 4:18-19

 

logo-ipcEntendemos que la misión es de Dios y la que nosotros somos copartícipes en ella por el llamado de Dios a su pueblo. Comprendemos que la obra del Espíritu opera en el llamado, en la conversión, en la instrucción y en la santificación (separar para). Entendemos que Dios esta parcializado a favor de los pobres, y en el contexto colombiano, la IPC tiene razón de ser en la medida en que se compromete con la comunidad y sus realidades. La Buena Nueva no tiene que ver solo con el pronunciamiento de palabras sino con acciones relacionadas con  la sanación, la restitución, la conversión y la construcción de nuevas realidades más justas.

 

La IPC ha venido cambiando sustancialmente en los últimos años, no solo en la vida de los presbiterios, sino la dinámica misma de los entornos donde estos se desarrollan, lo cual afecta las comunidades y las relaciones que necesariamente se dan entre estas y las comunidades donde desarrollan su misión. Hoy tenemos una IPC más compleja que requiere lecturas y relecturas de sus desafíos frente a los cambios que se presentan. Nuestras estructuras han venido cambiando de sistemas sencillos a sistemas más complejos que  requieren mayor técnica y profesionalismo.

 

Nuestros modelos de iglesias han debido transformarse de tal manera que la comunidad local responda a las situaciones propias del medio donde desarrolla su misión mientras que la IPC como institución adquiere mayores responsabilidades en la vida social y política del país. La voz de la IPC alcanza una dimensión bastante fuerte en la comunidad internacional en temas cruciales de la vida nacional.


Estamos desafiados a la diversificación de recursos para ejecutar diferentes programas que en otros tiempos no eran parte de la misión. Ahora la Misión de educar tiene un carácter más amplio y complejo, que va mas allá de dar una escuela dominical, se trata de llevar la esencia de lo reformado hasta los diferentes espacios educativos, tales como los colegios, la universidad, centros formativos y de estos, a la vida en los campos, la ciudad y el país.

 

El incursionar en programas de autogestión para pequeñas comunidades de desplazados y familias desarraigadas de sus tierras y levantar la voz a favor de los que han sido víctimas de la violencia.

 

El incorporar a la vida de la iglesia programas sociales y cívicos que involucran jóvenes, mujeres hombres comprometidos en la defensa de la vida.

 

El ingresar al mundo comercial empresarial, lo cual requiere de una nueva interpretación de la misión en la administración responsable de los recursos con que cuenta la IPC en cada uno de los presbiterios.

 

El participar activamente en procesos políticos en los pueblos, ciudades y tener posiciones y acciones frente a temas electorales en el país.

 

Los desafíos de ser reconocidos por la comunidad ecuménica e internacional como una iglesia progresista, liberal abierta a los cambios que requiere el mundo moderno. Manteniendo un alto perfil participación con las organizaciones de la familia reformada y el mundo ecuménico.

 

En medio de todo este panorama de desafíos que nos presenta la realidad del contexto colombiano en temas de la economía, la política, la proliferación de expresiones religiosas, la salud pública, las consecuencias de la contaminación del medio ambiente, la pobreza, etc. Llevar una buena noticia tiene una significación más amplia que solo predicar.


La misión de la Iglesia es la Misión de Cristo, y esta está asentada en la responsabilidad que asumimos los creyentes en forma individual y colectiva y por lo tanto la misión debe estar expuesta a revisiones permanentes. De lo contrario,  terminemos siendo  sordos, ciegos, cojos, etc. sin buenas noticias.


El Sínodo ha elaborado un Plan de Misión, articulado con los presbiterios, en él están definidos los objetivos estratégicos y la ruta de acción, pero esté debe ser articulado con la base de las comunidades eclesiásticas nutridas y fortalecidas. Es así como nuestros desafíos empiezan por la necesidad urgente de fortalecer la base de las comunidades eclesiales, ya que es allí en donde se concretiza el discurso, es allí donde se hace visible o se produce el fruto de la palabra proclamada.

 

Luego entonces cuando la comunidad eclesial entera entiende y encarna la misión de llevar buenas noticias se ejerce una legitimidad profética y un caminar articulado entre las líneas institucionales. El equilibrio entre la iglesia institucional y la iglesia comunidad es fundamental para el desarrollo de la misión. Éstas deberán fundirse en la esencia de la naturaleza del Evangelio para que realmente se puedan dar respuestas como buenas Nuevas a las situaciones que así lo están aclamando en nuestro contexto colombiano.

 

Rev. Diego Higuita.
Secretario Ejecutivo


Febrero, de 2014.

Bienvenidos/as

moderador2012Desde este espacio  expreso gratitud a Dios por la oportunidad que me da de servirle en el honroso cargo de moderador de la  IPC, con humildad y compromiso de servicio asumimos esta gran responsabilidad, que tendrá como misión especial liderar los procesos enmarcados en el Plan Estratégico de IPC, para el quinquenio 2011-2015, a partir de cuatro ejes: Eclesial, Educativo, Social y Mayordomía.

Cada eje se convierte en una plataforma para direccionar el trabajo de la IGLESIA PRESBITERINA DE COLOMBIA durante los próximos cinco años, trabajo que debe ser asumido desde cada uno de los presbiterios, que son los que en última materializan las proyecciones de la iglesia nacional.

 

Leer más...

  • relaciones 001
  • relaciones 002
  • relaciones 003
  • relaciones 004
  • relaciones 005
  • relaciones 006
  • relaciones 007
  • relaciones 008
  • relaciones 009
  • relaciones 010
  • relaciones 011
  • relaciones 012
  • relaciones 013
  • relaciones 014
  • relaciones 015
  • pastoralLVXI Asamblea Nacional del Sínodo DECLARACIÓN PASTORAL PÚBLICA La LXVI Asamblea General del Sínodo de la Iglesia Presbiteriana de Colombia (IPC) se reunió los días 15 al 17 de febrero de 2012 en la ciudad de Apartadó con el lema: Fieles a Jesús y sirviendo con amor. (Efesios 3:17). Iniciamos con una Consulta sobre Desafíos de la Reforma para Hoy de la IPC en el contexto actual en la cual reflexionamos sobre los desafíos la Ley de las Víctimas y Restitución de Tierras para fortalecer una pastoral de acompañamiento a la población desplazada y el testimonio público que nos permita ser una Iglesia que anuncie el evangelio como esperanza y buenas nuevas de paz.
    » Ver Detalles

  • ipc-historia“Presbitero” es una palabra que viene del griego y significa anciano. Es usada 72 veces en el Nuevo Testamento. La Iglesia Presbiteriana de Colombia tiene su origen en los presbiterianos de Estados Unidos quienes organizaron el primer Presbiterio en América del Norte en el año  1789.

    El primer misionero presbiteriano que llego a Colombia Fue Henry Barrington Pratt en 1856, e inició su ministerio con un culto el primer domingo de agosto de este año, por lo cual se tiene como referencia esta fecha para celebrar la presencia presbiteriana en Colombia. » Ver Detalles